viernes, 23 de marzo de 2012

Pensaba que podíamos hacerlo.





Pensaba que podíamos hacerlo.
Pero no de ese modo...
Tú siempre le ponías azúcar a todo,
A mí siempre me dio asco el dulzor empapado y sudado que desprendías.
Pensaba que podíamos hacerlo.
Que por un momento mi cuerpo iba a dejar de ser mío para acunarte.
Pero miro en los recovecos y el deseo ha desaparecido, no sé donde te has metido
Con ese olor a muerte que se te deshacen las manos.
Yo no puedo apiadarme de ti, ya no... Porque no sé.
Encontré a una mujer enterrando tu consciencia.
Mientras tu remordimiento te follaba por detrás.
Pensaba que podíamos hacerlo.
Pero tus órganos ya no pueden ser donados a nadie.
Las enfermedades se los comieron.
Me enseñaste a no tener nada por lo que llorar.
Así que no me queda otra que sonreírte.
Desde mi ventana veo a la gente.
Toman café con azúcar.

1 comentario:

Sombragris dijo...

Fiuuuuu.....PAsmoso...Duro y tierno a la vez...Parece una letra de canción descarnada...vibrante...Me gusto esa dureza/ternura...Besos volatineros...