sábado, 10 de marzo de 2012

Gatos.




Cuando se despertó vio como una  piara de gatos la rodeaban,
Enseguida pensó que seguía dormida, soñando.
Se frotó los ojos y allí estaban inmóviles, 
Observándola con curiosidad.
El más grande saltó sobre ella y se acomodó confiado en su abdomen.

- ¿Quien eres tú?

No podía creer que aquel gato enorme la estuviese hablando.
Pero no estaba soñando, le dolían las rodillas y notaba como las almohadillas de las patas 
De aquel felino, se hundían en su estómago que rugía de hambre y nerviosismo.

- No lo sé. 

Le estaba hablando a un gato.
Esto ya era lo último.

Sintió deseos de salir corriendo, de gritar y probar a espantarlos...
Pero optó por volver a cerrar los ojos 
Con la esperanza de escaparse, de saltar de sueño en sueño.


3 comentarios:

Antonio Jurado dijo...

Qué bonito!

Besos desde
http://www.yoavogueytuacalifornia.com/

Poesenthya Cocco dijo...

Ha sido bonito, divertido y hasta gracioso. Buena entrada, bonita.

Muchos besos!

Lara dijo...

Bonito texto! Y que bonita la foto con el gato

No conocía tu blog, lo sigo desde ya

Un beso
Lara