lunes, 23 de mayo de 2011

La inspiración.


 (LaNiñaMariposa Mayo 2011)


Cuando despierta, el la mira como si hubiese vuelto a nacer.
Hubo épocas en las que no conseguía dormir mas de tres horas sin despertarse con su propio suspiro, luego, un sudor frío recorría el lóbulo de su oreja derecha y recordaba cuando estaba sola, cuando la trataban como a una princesa de lágrimas de cristal y no podía dejar de sentirse así, herida por dentro, con el alma muy desdichada.
Por eso, cuando despierta y el la mira como si hubiese vuelto a nacer, sus labios desprenden fuego y solo quieren besarse,
Y con esos besos, encontrar todas las respuestas que no necesitan apalabrarse, que se respira,
Y los silencios ensordecen el miedo de acostumbrarse a dormir tan juntos, tan tiernos, sin deseos de despegarse.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Cada día...

Me doy cuenta de que estoy descubriendo, conociendo a una persona distinta y nueva.

No tienes nada que ver con la imagen y personalidad que tenía hecha de ti.

Pero tengo que decir que me gusta más así.

Pueden cambiar mil y una actitud.

Pero hay algo que jamás cambiará.

Ese fuego, si, ese bendito fuego que nos abraza con cada encuentro.

lunes, 16 de mayo de 2011

Caminos

A veces piensa que tiene demasiadas cosas en la cabeza, objetos inservibles que lo único que hacen es complicarle el camino hacia donde está escrito que tiene que llegar.
Botellas de vino vacías, bolsas de color marrón de esas de papel donde te meten la comida del Mac Donald cuando la pides para llevar, libros que quiere leer pero que nunca se pone por falta de tiempo, aquellos gritos ahogados cuando llega al orgasmo y no quiere que la escuche su madre, tinta de color púrpura de un pilot con el que escribe sus tragedias las noches en que va tan borracha que no es capaz de encender el ordenador, restos de cera que se ha quedado pegada en la mesa de escritorio cuando decide rezar una oración y encender velas para abrir caminos, caminos, caminos, todo está repleto de caminos, si vuelve a pensar en el camino, ese que a veces piensa que está escrito y otras veces piensa que si lo está, le gustaría que estuviese escrito con tinta de color púrpura de ese pilot que usaba para escribir sus tragedias, que ese camino lo hubiese escrito ella en algún momento de su vida en el que se le olvido recordar las resacas más tristes, los peores momentos, para así solo poder escribir cosas bellas, momentos de una infancia feliz, con personas que ahora le faltan pero que jamás olvidara. Y momentos dichosos como cuando sus ojos la miran y brillan como nunca antes y las sonrisas son contagiosas y no hay un instante para dudar, y las palabras sobran, y en ese mismo momento hacia donde te lleve el camino deja de importar.

sábado, 14 de mayo de 2011

Declaraciones de intenciones.

Mientras muerde su lengua, ella sabe que no quiere decir las palabras mágicas.
Él las dirá dentro de poco y todo su cuerpo temblará.
Sabe que cada noche le dedica un poema distinto,
que sus manos toman forma cuando acaricia su suave y perfumada piel.
Sabe que cuando pase , no habrá marcha atrás.
Es la última oportunidad.
Eso no importa, da igual, mientras sus cuerpos se quieren quemar,
se quieren amar.

jueves, 5 de mayo de 2011

Nunca es demasiado tarde. (Pensamientos que tengo cuando como tiramisú)

- Quizás sea tarde, muy tarde...demasiado tarde...

- Nunca es demasiado tarde para el amor...

- ¿Estás seguro?

- Como nunca en mi vida. Y tú, estas segura?

- Yo de lo que estoy segura es de que cuando cumpla 50 años te voy a amar con la misma fuerza, con la misma intensidad con la que te amo ahora.
Cuando mis huesos, mis articulaciones y mi vida quiera pararse, cuando sea una viejita consumida en un mullido sillón, recordaré esto y pensaré que fui la más dichosa por vivir el amor de verdad, mi primer y único amor, el único que me importa, el único que quiero mantener por siempre vivo en mi memoria. Se lo contaré a mis hijos en forma de cuento, cambiando los nombres de los protagonistas y después se lo contaré a mis nietos y les inculcaré que nunca es demasiado tarde, nunca para el amor.




Abigail López Torres

domingo, 1 de mayo de 2011

Y morir a horas insospechadas y comer corazones con cuchara.

Y tiene miedo de no encontrar nunca más las palabras adecuadas para decir "quédate"
Sin que se note, "No te vuelvas a ir" sin exigir.
Hace tiempo que colecciona las hojas de esos árboles que decidieron morir un día de invierno.
Quiere que decidas salvarla, tiene el alma atormentada desde hace demasiado tiempo
Y teme contagiar la tuya.
Le gusta demasiado la lluvia y lamer heridas y conjugar el verbo "romper".
Cuando se siente segura se pone el vestido más corto del armario, se pinta los labios de rojo mate y balancea sus pestañas lentamente mientras los hombres la miran excitados.
Le gusta sentir el sol en su Nuca cuando se recoge el pelo y tomar helado de limón.
Y maldecir los días que pasó sin sentir tu piel contagiada con notas de perfume y tu olor corporal que la vuelve loca y salvaje y a veces quiere incendiar tu corazón.