sábado, 9 de julio de 2011

Le enseñamos nuestra felicidad al mundo.
Y él se murió de envidia, y nos la arrebató con rabia.

No hay comentarios: