jueves, 20 de enero de 2011

Os abandono








Os abandono un tiempo.

Necesito pensar.

Pensar en mí, en que estoy haciendo bien y en que estoy haciendo mal.

En los errores que estoy cometiendo sin darme cuenta.

Necesito quererme, eso siempre... necesito volver queriéndome más que nunca, más que otras veces.

Espero que me entendáis.

Voy a luchar, no voy a hundirme como otras veces...no voy a drogarme con pastillas para dejar de saber que pasa o donde estoy o en que lugar me quedé...

Voy a luchar más que nunca o como nunca antes... voy a empezar a mirar por mí y me da igual si quieres acompañarme o no,

eso ya no está de mi parte... no puedo hacer más que lo que he hecho... no dejar de amarte ni un segundo.

Pero si tú no valoras eso...si tiras mi amor a la basura sin ni siquiera darle opción a reciclarse...

sé que algún día te arrepentirás... pero ya será demasiado tarde... tan tarde que no tendrá importancia.

Ojalá te des cuenta...

Ojalá te des cuenta antes de que mi corazón deje de latir por ti.


Y es que nada es para siempre cariño...ahora pienso que nada es para siempre...

por desgracia.

3 comentarios:

Kalle Eremit dijo...

Ánimo Mariposa,

si necesitas charlar, cuenta conmigo. Creo nuestros viajes tienen cosas en común en este justo momento.

Quiérete, porque, al fin y al cabo, somos los únicos que podemos querernos más que nadie, al menos de momento...

Un besillo :)

Kalle Eremit dijo...

Ánimo Mariposa,

si necesitas charlar, cuenta conmigo. Creo nuestros viajes tienen cosas en común en este justo momento.

Quiérete, porque, al fin y al cabo, somos los únicos que podemos querernos más que nadie, al menos de momento...

Un besillo :)

Elchiado dijo...

jo, Niña,

¿por qué somos así?

Espero que aprendas a quererte sin la necesidad de que nadie venga a decirte te quiero al oído. A veces no es fácil, pero cuando aprendes eso estás preparada para afrontar muchas cosas; las malas las sabes encajar con firmeza y las buenas las vives con mayor intensidad aún. Quien te lo dice no es el mejor para decírtelo... pero eso no importa. Un beso desde la otra punta de tu mar.