sábado, 22 de enero de 2011

No me gusta.

No. No me gusta que dejen puntos suspensivos en mi Blog.
Pero los acepto por respeto. Odio los puntos suspensivos.
Y odio a la gente mala que se alegra de las personas que sufren.
Y no me gustan las Zorras insensibles que se regocijan con todo esto y con todo lo otro.
Y yo no tengo la culpa de no saber 
"Poner los pies sobre la tierra"
soy incompleta, deberían de dar un curso acerca de 
"Poner los pies sobre la tierra".
Yo me apuntaría aunque tan solo fuese para complacer a mi madre.
Me canso. Porque me agotan, me agotan porque no entienden.
Y mientras te ríes...yo esperaré para reír después...
para gastar mis uñas en una espalda conocida.
En una espalda que conocemos las dos...
y quizás se te quiten las ganas de reír.
Aún pienso que quien ríe la última ríe con mejor fruición.
Y yo no sé si terminaré riendo o llorando de puro placer que eso me gusta aún más.

1 comentario:

Outsider dijo...

Puf. Pues yo suelo acabar abusando de los puntos suspensivos. Herramienta de quienes no saben como continuar con lo que dicen y dejan a los demás que terminen sus frases. (aquí habría puesto unos).