lunes, 22 de noviembre de 2010

Minuciosidad.







Yo solo quiero que estés cuando sonría.


Y quiero estar cuando tu semblante se ponga serio.

Para sonreirte y hacer que se diluya.
Tan solo tienes que dejarme.
Tan solo tienes que estar cuando yo te sonría.

2 comentarios:

Noe Palma dijo...

ya no puedo parar de leerte!!!

me envicia tu poesia :)

Elchiado dijo...

Así tan fácil, suena bien, Niña! No dudo de tus poderes. No dudes tú: nunca. Un besito