viernes, 8 de octubre de 2010

Yo nunca asumí que fueras nada, excepto una Maravillosa estrella a la que me subí.






- ¿ Sabes? te he echado mucho de menos.

- No quería preguntarlo... me daba pánico.

- Pues ya no tienes que hacerlo.

- Yo también te he echado mucho de menos.

1 comentario:

Mercè Estruç dijo...

pensar que solo "es una estrella maravillosa donde te subiste" le dices que no era nada para ti?
Si es el sentimiento más maravilloso que se puede tener del amado.
Un abrazo