viernes, 29 de octubre de 2010

Valientes.







Y es que a veces...tiemblo.
Si no estas cerca.
Si no te siento cerca.
¿Que buscas de mí?
¿Para que has venido?
Y si lo pienso de verás...no quiero saberlo.
La gente , la gente, la gente...
la puta gente.
Ellos no son como nosotros.
Que cojones importa.
Pero me taladran con sus absurdas voces...
ellos me hacen dudar...
Y yo no quiero dudar.
Quiero mirarte a los ojos fijamente.
Con eso me basta para saber que tú jamás me harías daño premeditado.
Si siempre fuiste mi paracaídas.
Cuando mi corazón se resbalaba por la encimera para caer directo al fregadero y perderse por la sucia y putrefacta tubería,
tú ponías tus manos para cogerlo al vuelo
siempre en el preciso momento.
Pero eso nadie lo sabe...

Como no saben que...

Seguiré cogiéndote el culo por la calle.
Porque así lo siento.

Y a ver si los individuos de este Maldito pueblo envenenado se cansan, se aburren y dejan de juzgar nuestros pasos.

Y dejame calentarte las manos...que ultimamente las tienes muy frías.

No hay comentarios: