lunes, 11 de octubre de 2010

Por mí , por mí y mil veces por mí.

No pido que nadie me entienda.

Ni tan siquiera pido respeto.


Voy a hacer lo que me dice mi corazón.

Voy a dejar de justificar mis actos.

Lo que hago lo hago porque es lo que siento.

No pido que os quedeis.

Si quereis juzgar ... hacedlo.

No pienso cambiar nada.

Y sé que si tengo que arriesgar lo haré por él.

Y sé que por él haría cualquier cosa.

Y el arrepentimiento nunca jamás entró dentro de mis planes.

Yo no soy nadie para decir que está mal o que está bien.

Solo sé que cuando estoy con él yo estoy bien.

Y mientras pueda quiero seguir siendo la más egoista del mundo.

1 comentario:

Elchiado dijo...

Yo sólo paso de puntillas, Niña, y te dejo un beso que sabe como tu algodón de azúcar; y un abrazo que te haga comprender lo estúpido que resulta juzgar ciertas cosas; y una sonrisa con un espejo amarrado en la comisura... para que me llegue tu sonrisa reflejada. Cuídate, bonita