miércoles, 27 de octubre de 2010

Algo tenemos.


Algo tenemos.
Que nos une irremediablemente.
Cuando estamos juntos puedo sentir por cada uno de mis poros.
Y puedo amar cada centímetro de este Mundo.
Nada me parece tan estúpido ni tan equivocado, todo se vuelve un poco menos Cruel.
Y voy y tú me esperas...
y mientras paseamos me describes los colores de las cosas que no se ven, pero se pueden sentir.
Y me invitas a café amargo.
Más tarde subimos y me hablas de comida rica.
Mientras yo pienso en hacerte el amor... y tú deprisa me lees la mente.
Para darme lo que quiero a fuego lento...como cuando cocinas.
Y yo me quedo mirándote en silencio y tú piensas que he sido hipnotizada por el lavavajillas.
A mí me basta el silencio. Porque mis ojos se alimentan de tus trazos, de tus movimientos...
y yo siento que sobra la palabra, que sobra todo lo que pueda estropear ese maravilloso momento.

 -----------------------------------

 Algo tenemos.
Que nos une irremediablemente.
 Que vienes y abro la puerta.
Mi gata te quiere. Eso es muy importante.
Ella sabe mucho, más de lo que pensamos.
Y me miras y me pierdo en tu abrazo.
Inspiro fuerte porque quiero que tu olor se clasifique en mi nariz...
mi nariz, la que tanto te gusta morder.
Y luego entras, tú siempre entras.
Y yo siento tus dedos en mi espalda,
tu boca en mi cuello.
Cierro los ojos.
Sonrío.
Quiero quedarme así eternamente.
Con tu mano agarrando mi mano.
Me besas cariñoso.
Te muestro las canciones que he guardado para ti.
Sé que no te gustan las fotos que tu prefieres almacenar recuerdos en la mente, en las pupilas.
Pero nunca te escapas y siempre acabo disparándote.
Y ultimamente solo fumo cuando tomamos café, porque cuando me miras así me pongo nerviosa.
Y mis manos se vuelven frías.
Y hoy fuiste tan tierno conmigo...que te hubiese pedido que te quedaras a dormir.
Pero no podemos abusar de la confianza de Frida., que está feo.
Tengo ganas de hacer muchas cosas contigo.
Y tengo ganas de Madrid.
Tú dices que era algo pendiente y yo pienso que también.
Y aunque aún no me lo creo.
Este viaje estaba destinado.
Vamos a tener que creer en cosas que no se pueden probar. 
Mientras tanto yo no me canso de besar tu pecho tatuado.
Quisiera pensar que no me cansaré nunca porque los tatuajes son para siempre, como mis besos, 
que siempre serán tuyos.
Y que algún día cuando seamos viejos te enseñaré las cartas que te escribí con 19 años y que nos reiremos.
Algo tenemos.
Que nos une irremediablemente.
¿Cuantas veces más nos alejará?
Para luego una vez más volver a unirnos.


No olvideis entrar en mi Nuevo Blog:


2 comentarios:

Alba Martín dijo...

que pasada de texto, me ha encantado!!!!
mil besos de golosinas

Sabagg dijo...

Algo hay, algo hay...
Muchos besos!