jueves, 12 de agosto de 2010

Madurar.



- A mí lo que me ralla es la vejez... más que la muerte.

- ¿La vejez?

- Claro... no quiero que mi apetito sexual disminuya. Quiero hacer el amor con 60 años.

- A mí no me preocupa ese tema. Cuando tenga esa edad ya pensaré algo.

- ¿No te preocupa ser viejo y feo? Yo quiero ser Bonita siempre.

- Pues no, porque seré un viejo superbuenagente.

- Serás un viejo superfriki y superbuenagente , ja ja.

- Si, yo de viejo molaré un huevo, seguro que más que ahora.
Porque habré visto y vívido más cosas.

- Claro... eso no lo había pensado... que buenos pensamientos,
tengo que aprender tanto de ti.

3 comentarios:

Anna Coll dijo...

jejeje muy buena entrada. Es magnífico pensar en la vejez, en el fururo y de la manera más absurda al ser posible,
besos

Trovator dijo...

Una conversación muy interesante entre vejez, madurez y aprendizaje. Qué fuera de uno sin el otro.

Lindo espacio!

Un abrazo!

So payasa dijo...

Yo espero aún que me quede y el camino sea larga hasta mi vejez, y claro, disfrutarlo lo maximo joven, y tb vieja! xP