domingo, 22 de agosto de 2010

La llave partida.




Yo solía ir a pasear con mi perro todas las noches... siempre a las 9:00.
Le decía scoty! vamos a la calle! y se volvía loco... loco de alegría...
Salía corriendo calle abajo como si no hubiese mañana... y terminábamos en
La playa mirando las estrellas... el ponía cara de inteligente mientras yo me fumaba un pitillo.

Cuando me escapaba de casa siempre me llevaba al perro... creía que así metería más miedo... y se pensarían que no iba a volver... como el perro era lo más valioso que poseía...

Y así estuve un mes... me escapaba y llovía y claro no tenía donde meterme y llegaba a casa empapada... mi abuela me chillaba y cogía la "Alpargata" mientras mi madre cogía una toalla para secarme...

Y así me pasaba yo los meses abriendo y cerrando la puerta... siempre cerrándola de un portazo...

Hoy me encontré una llave rota y sentí pánico... hasta se me olvidó la letra de la canción que sonaba en mi Ipod.

Y entonces pensé:


- En el peor de los casos... fíjate en una llave rota,
Una llave rota no puede abrir puertas pero lo que más miedo me da es que tampoco puede cerrarlas.





Abigail López Torres.

3 comentarios:

Sara dijo...

Una llave rota es algo que da mucho miedo... :o

Sabagg dijo...

Me gusta mucho el aire cotidiano de este texto, lo bello de lo diario... Y la llave se rompe... mmm... ¿cerradura nueva o patada?

Alba 3,1416 dijo...

¿No se abra roto esta llave para indicarte que es necesario un cambio en tu vida? Como dice Sbagg : bombín nuevo o patada a la puerta o… te has hecho mayor, hay que tomar decisiones.
Un beso.