lunes, 26 de abril de 2010

Arte y Sed




Por favor, sea breve, dijo y seguidamente se le quedó mirando desafiante, con aquellos ojos impacientes, amarillos, de gato con tiricia. Esta vez no le engañaría tan fácilmente, sus colmillos sedientos de sangre no tardarían en hacer complejas esculturas con jirones de piel.
- Tenía que hacerlo, tuve que saltar la Muralla, tuve que hacerlo por mis hijos.

- Tus hijos. Tus hijos ya forman parte de mi exuberante Museo.
Puedes verlos, Puedes tocarlos, sus corazones aún laten calientes
Pero no, no son tus hijos, son mis trajes.

6 comentarios:

Sombragris dijo...

Sorprendente...frío y caliente a la vez.Mis miedos atávicos se reflejan.BEsos volatineros

Elchiado dijo...

Uffffff... ésta vez sí que ha afilado el pintalabios con toda la intención, Niña...
Me voy a quedar con las ganas de improvisar un final... pero,
¡¡es que resulta tan evidente cual es el único que cabe!!!
Besos sedientos!!

Elchiado dijo...

Venía a devorar de nuevo éstas letras, a decirle que la curiosidad le sienta como el carmín (la hace aún más femenina): mi entrada sólo era un juego de palabras para provocar sorpresa, o CURIOSIDAD, o cualquier otra reacción...
Y también venía a, a...
a darle un beso de buenas noxes!!! Lo dicho, y feliz semana!!

BAILANDO EN UNA MACETA dijo...

wow me encanta! me transmite muchisimo ese cuadro
desgarros es lo que veo
me encanta madre mia!

unbesin guapa


bea++

Isra dijo...

la fotografía es brutal, en serio
me transmite tantas cosas... desgarro, pasión, sexualidad, violencia, un maremágnum de sensaciones encontradas

q es?

Pablo Agar dijo...

cenotafio