jueves, 28 de enero de 2010

Yo no entiendo nada.






Me siento en un estado catatónico raro general.
A veces, mis Mariposas se posan en los dedos de mis pies y me van haciendo cosquillas
de las que no se suelen soportar. Otras veces van subiendo hasta mi ombligo y se siente un alivio extraño y las sensaciones contradictorias desaparecen momentáneamente.
Yo lo comparo con la felicidad, porque como suele durar lo que dura un orgasmo en tu boca, o lo que dura un vaso de cola cao calentito que ahora con el frio pega mucho.
Pienso en la felicidad de mi gata Frida cuando se tumba encima de mí y le hago masajes en las almohadillas de sus patas... ese ronroneo de satisfacción es parecido a lo que siento cuando escucho tu voz diciéndome: "Cariño, ¿por qué eres tan linda?...
yo como soy modesta digo que el mundo me ha hecho así.
A veces mis Mariposas corren a tu encuentro o se escapan para jugar en bosques ajenos, en campos lejanos y se separan de mi cuerpo. Y llega la tristeza que trae incertidumbre y yo no hago otra cosa que mirarla de soslayo y suspirar...se enreda en mi pelo haciendo nudos para afianzar su casa...
pero como yo no le tengo miedo le "echo cara" y claro...pasa lo que pasa...
que se mezclan Mariposas con felicidad felina y tristezas de calle y suspiros carnales y enredos en mi pelo, en mi pelo cortado y ronroneos de gato y nuevas sensaciones y tu voz susurrando.


Abigail López Torres.

3 comentarios:

Sombragris dijo...

Mariposa..que tierna eres!!!.Un beso

J dijo...

Ahora empezaba a entenderlo pero ya no lo entiendo tampoco, se siente feliz y triste, se siente desnuda en plena calle, el le susurra con el cola cao espesito, ya están cansados... o preparan un volcán...

?
Dile que vaya cantando?

Besos

Bluess Swing dijo...

qué lío y qué divertido desliarlo....ay , madre....