lunes, 1 de febrero de 2010

Y al despertar...

-->


Cuando despertó, lo primero que vio fueron sus ojos,
sus ojos marrones verdosos observándola detenidamente.
Había dormido tanto que no sabía ni tan siquiera en qué lugar se encontraba.
Se sentía aturdida, desubicada, desorientada.
Pero al verle a él sintió tranquilidad.

- ¿He dormido mucho?

- casi dos días.

- ¿Me estuviste mirando todo el rato?

- no tanto, solo un ratito... ¿Estás bien? ¿Quieres algo?

- Quiero acariciar tus manos.

-¿Solo eso?

- Tan solo... acariciar tus manos.



Abigail López Torres

6 comentarios:

Celso Manuel Castilla Soto dijo...

que sencillo, y que bonito...

=)

Sombragris dijo...

Y hay algo mas hermoso que acariciar sus manos?.Un beso mariposa

J dijo...

Ummm tienes pájaros de esperanza, tus alas sostienen el mundo...

Besos

Alice Parker dijo...

Que bonito. Me encanta cómo has descrito lo poco que necesitas cuando has estado mal o cuando aun lo estas^^
¿Solo las manos? ¡A mi me parece bastante^^!

Un besoo! (K)

Hearse dijo...

Romántico, sublime, mejoras día a día y me pierdo en el sentimiento... Mi alma atormentada espera a que alguien la mire y le acaricie las manos.
Saludos, un gusto leerte como siempre niña mariposa oculta tras las flores.

LaNiñaMariposa dijo...

Celso Manuel: Gracias... :)

Sombragris: En ese momento ...nada.Un beso niño!

J: seguro que si. Besos!

Alice Parker: Solo sus manos... Besitos!!!!

Hearse: Gracias amigo, seguro que pronto , cuando menos lo esperes ella te acariciará las manitas.
Besos niño Valiu bello.