domingo, 13 de diciembre de 2009

Recorrer con mi Lengua tu espina dorsal.



Se encontraron.

Se encontraron y se fundieron.

Como el metal fundido.

Como el metal fundido caliente.

Se encontraron.

Se encontraron y se clavaron sus miradas fijamente.

Como se clavan las espinas del rosal en la yema de los dedos.

Se descubrieron.

Se descubrieron como se descubre un tesoro único y escondido.

Se descubrieron lenta y minuciosamente.

Se follaron.

Se follaron como follan los leones,

Se lamieron, se arañaron, se mordieron, se recorrieron una y mil veces.

Y más tarde...



Hicieron el amor.



Abigail López Torres

No hay comentarios: