miércoles, 9 de diciembre de 2009

... porque el aliento de tu pensamiento vive anclao al mío ..


Que cada vez que habla con ese niño se le llena la boca de sonrisas de colores,

Que cada vez que escucha su voz se le llena el cuerpo de Mariposas

y un cosquilleo nervioso le eriza la piel.

La ilusión otra vez se apodera de ella.

Y probablemente eso no se pueda detener.


Abigail López Torres

1 comentario:

Isra dijo...

las reacciones del cuerpo... incontrolables, benditamente incontrolables!

siento ponerte los pelos de punta... la verdad q no empecé a escribir ese texto con esa intención, pero fue saliendo...

beso!