viernes, 18 de diciembre de 2009

Barriendo la Calle.


-->
El joven barrendero la observaba con ojos curiosos.
Dándose un descanso entre el incesante ruido del pueblo en obras y su monótono trabajo.
Quizás él, no la miraba con ojos curiosos, quizás la miraba con timidez,
ya que no quería barrerle los pies, llenos de hojas secas arrastradas por el frío viento de invierno.
Un invierno trágico, que te calaba hasta el último hueso.
Ella fumaba, fumaba mucho mientras esperaba a su amiga.
ÉL le pidió un cigarro y ella sin pensarlo mucho se lo dio.
Había algo en su mirada diferente, un brillo especial que se encendía y se apagaba tintineante...

-Gracias.
- ¿Porqué?
-por el cigarro y por tu imagen.

Ella se fue.

ÉL siguió barriendo lo que le quedaba de calle.




Abigail López Torres.

No hay comentarios: