viernes, 25 de diciembre de 2009

Anestesias.


-->
Cuando terminó todo, ella solo pensaba en los vasos de chupitos
llenos de líquidos de todos los colores del arcoíris.
Tenía la boca seca y el corazón acongojado incluso sentía un leve y punzante dolor.
Se quitó los zapatos y descalza comenzó a deambular por la sala donde la miraba una chica
rubia con el pelo cortado a navaja y dos intentos de suicidio en las muñecas.
Le devolvió la mirada y sintió pena...

-Lo hice por amor. Lo hice por amor porque yo solo quería regalarle mi sangre, ya que la suya estaba podrida al igual que sus órganos y también su alma.
Lo hice por amor.

Se arrodilló y le empezó a besar los pies descalzos... las lágrimas caían entre sus dedos, sintió frío.
Se le congelaron los pies y su cuerpo se paralizó completamente.

Se arrodilló con ella y lloraron juntas toda la noche.


Abigail López Torres.

3 comentarios:

candela dijo...

el amor siempre ahí para esconder otros motivos.

besos

Isra dijo...

sin palabras, mariposa

espectacular

Chiqui Abreu dijo...

Wow, me impactaron ts letras, ese dolor me heló el alma!
Transmites tanto, que la intensidad del sentimiento abruma.
Un placer leerte!
Besos,
Chiqui.-