sábado, 5 de septiembre de 2009

Desilución




El delito de los que nos engañan no está en el engaño, sino en que ya no nos dejan soñar que no nos engañarán nunca.



1 comentario:

Antonia dijo...

Que grande eres Tontxu, gracias por tus letras maestro!