viernes, 14 de agosto de 2009

Lluvía de Estrellas


Miraba al cielo sin pestañear, impaciente,

pero las estrellas no se movían en aquel inmenso cielo.

Esperaba que alguna estrella se desplazara fugazmente para pedir su Deseo,

Tan solo una, su deseo era modesto no necesitaba más...

Al final por insistente y por no apartar la vista lo consiguió,

justo pensaba en lo que más deseaba en ese momento cuando cayó la estrella,

satisfecha bajó la mirada y se sintió la niña más feliz del mundo no hizo falta nada más.

Él estaba a su lado.







(Texto: LaNiñaMariposa)

No hay comentarios: