martes, 28 de julio de 2009

¿Te acuerdas de mi lunar escondido?


Recuerdo aquella noche que nos enfadamos con el mundo y acabamos
uno en cada tumbona poniendo morritos,
en aquella noche de verano repleta de estrellas.
Tú me contaste una historia preciosa y se nos pasó el enfado
contemplando nuestra constelación;
me dió frio y tú buscaste una sábana para taparnos,
aquella noche me protegiste del rocío.

Pienso que esa noche yo ya estaba enamorada de ti, de tu sonrisa que iluminaba
el día más fatídico, nublado y lluvioso de mi universo.

También recuerdo la primera fiesta,
en la que conectamos tan bien...
me acuerdo de tu psicoanalisis,
a veces solo con escucharte me sentía feliz.
Tú solías tener largas conversaciones con mi mirada
y yo me sonrojaba y me ponía muy nerviosa;
de una frase mía hiciste un verso maravilloso
que me dedicaste no sé si con dobles intenciones.

Pienso que esa noche yo ya estaba enamorada de ti,
de tú forma de ponerte el pañuelo, de la libreta que te llevabas a todas partes
y de tu pilot negro.

Recuerdo la noche que pasamos en casa de tus padres,
cuando hicimos el amor en tu habitación,
la luna iluminaba tu hermosa espalda,
fuiste el amante más fiel a mi placer.

Recuerdo también aquel combate
de mordiscos y bofetadas...
y lo bien que te quedaba ese traje,
aquel combate que acabó en finde semana repleto de pasión y amor.

Hay gente que piensa que lo nuestro acabó aquel Domingo,
yo pienso que lo nuestro aun ni acaba de empezar,
ni siquiera sé si todo esto fué real,

Pero siempre que desayuno tostadas con mermelada de melocotón
se me vienen a la cabeza un sin fin de recuerdos de un verano que cambió mi vida para siempre.


Texto: LaNiñaMariposa.

No hay comentarios: