domingo, 11 de enero de 2009

No.



Y es que yo ya no espero nada de ti...

Ni que vengas a salvarme...

Ni que me expliques nada...

Ni que me des un poco de tu amor...

Ni siquiera que volvamos a ser dueños de nosotros mismos como lo fuimos aquel mes en Antwerpen...

Ni que nos calentemos las manos con té de frutas del bosque...

Ni Marihuana contigo.

Ni ganas de arrancarnos la ropa.

Ni ganas de ser tuya ni tú mío.

Qué triste es todo cuando no se ve la luz.

Ya no espero nada de ti.

Pero sigo sintiendo dolor y decepción.


Abigail López Torres.

No hay comentarios: