martes, 30 de diciembre de 2008

Maldito.

Maldito y mil veces Maldito.

Por alejarte de mí.

Por volver sin acercarte.

Por llenar mi cabeza de incertidumbre.

Por hacerme daño inconsciente o consciente

Eso ya no lo sé.

Maldito y mil veces Maldito.

Por amarme, por no hacerlo.

Maldito y mi veces Maldito

Por contigo, por sin ti.


(Estaré fuera hasta el 1...hoy me voy con mi maleta a embriagarme, a anestesiarme de ti...
Quizás con suerte entre en coma y no despierte hasta que lo primero que vea sea tu sonrisa...)


Abigail López Torres

domingo, 28 de diciembre de 2008

Noches.

Noches de chupitos de Piruleta y de Despedidas...
Diciendo hasta luego "ojala algún día nos volvamos a ver"
Ellos cogen el avión, mis amigos, yo me quedo aquí...
Esperando que pase algo esperando que la vida me premie de alguna manera.
Yo ya me conformo con poco.

Noches de mirar a todos lados,
De pasta italiana, de cava, de caramelos de café...
De no tener sueño...de buscar tus rizos y tu sonrisa...
Quisiera la de ayer.

Noches de dejarte plantada sin querer...
Noches de remordimientos,
De alcohol en las venas...
De caminatas con tacones altos de charol...

Noches de cama,
De sueño,
De pensar que volverás,
De ocupar tu espacio por no verlo vacío,
De quererte un día más.

Noches de esperanza,
De fe,
De creer en ti,
De tener miedo,
De pánico a la decepción,
A que me hagas sufrir más.

Noches frías,
De silencio,
De pensar que ya nunca volverás.



Abigail López Torres

viernes, 26 de diciembre de 2008

A veces, de nuevo.



“A veces he deseado nuestra muerte para que nos dejen vivir juntos aunque sea en el cielo."

Abigail López Torres

lunes, 22 de diciembre de 2008

Aquella noche yo te encontré a ti.





Recuerdo esa noche como si fuese ayer...
Llegué al t****a y allí estabas tú, tan guapo, tan irresistible como siempre...
Intenté hacerme la tonta pero no tardaste en acercarte...
Tan solo recuerdo lo único que dijiste susurrando:
“¿Sabes? llevo puesto el colgante que me regalaste porque tenía el presentimiento de que te iba a encontrar esta noche aquí".

Yo tan solo sonreí y te ignoré...
Salí fuera y me senté a tomar cerveza con mis amigos.







(El destino es muy caprichoso...)



Foto---- el fuego de mi chimenea.

Él y yo juntos éramos puro fuego, fuego en miradas, fuego en acciones y signos de fuego.



Abigail López Torres.

domingo, 21 de diciembre de 2008

Basura.

Una parte de mí te llevaste esta noche contigo...
Luego la lanzaste sin miramientos al vertedero.
Yo, tonta de mí, intenté recuperarte, recuperar al muchacho alegre de coleta rizada que quería volar conmigo...
Pero No, no obtuve respuesta alguna, tan solo encontré ruido y silencio,
Ruido de calle y silencio en tu voz...
Te convertiste en un ser agrio, cruel y amargado., tu coleta morena se quedó conmigo putrefacta, muerta, inerte pero nada más...se murió todo...yo en el vertedero y tú en estado de descomposición.
Y siento pena pero también siento tristeza porque pensé que te conocía y me encontré con otra persona, alguien sin alma con los ojos quebrados, cubierto de escarcha y la escarcha es mala, es mala y dolorosa...nada que ver con la nieve espesa de mi Granada.
Tú, el que eras tú se ha muerto y mi parte débil y sensible y frágil la mataste y se murió contigo.
Ahora solo queda lo peor de mí y es una lástima pero es así.
Ahora solo queda lo peor de mí. Lo peor de ti.

Abigail López Torres.

viernes, 19 de diciembre de 2008

No sé.

No sé dónde se fueron los suspiros que provocaban orgasmos en nuestra cama,
Aquellas gotas de sudor frio, el vaho empañando la ventana.
Tú y tus palabras bonitas, el acurrucarte pegado a mi espalda...
Aquellas voces en sueños diciendo todo lo que no te atrevías a decir despierto.
Aquel deseo de quererme en cualquier parte, los descampados llenos de margaritas silvestres,
El Ford Orión olía a sexo, a juventud...
Aquella canción de Metallica que escuchábamos hasta que el disco se rayaba.
Siempre me ganabas en los bolos, luego subíamos más arriba yo me asustaba sola cuando pillabas en "la chica"... ¿dónde te tomas la cerveza helada? yo ya no tomo por miedo a llorar más...
¿Con quién compartes tu alegría cuando el barsa gana? yo lo hago contigo aunque no sepa donde estas. ¿Qué has hecho con todo lo que un día te di? ¿Guardaste todo en una caja de cartón?
Yo aún te veo en tu parte del colchón, hundo la cara en la almohada y espero un día mejor.
No sé dónde se fueron las ganas, los besos, los muerdos, tus manos, tus ojos morenos, tu espalda, tus labios, mi ombligo, mi pecho, mis ansias, tú todo, mi todo, el tiempo, el olvido, la sangre, el dolor...

Todo lo mató...
Todo se murió...


 Abigail López Torres del libro La niña mariposa