lunes, 22 de diciembre de 2008

Aquella noche yo te encontré a ti.





Recuerdo esa noche como si fuese ayer...
Llegué al t****a y allí estabas tú, tan guapo, tan irresistible como siempre...
Intenté hacerme la tonta pero no tardaste en acercarte...
Tan solo recuerdo lo único que dijiste susurrando:
“¿Sabes? llevo puesto el colgante que me regalaste porque tenía el presentimiento de que te iba a encontrar esta noche aquí".

Yo tan solo sonreí y te ignoré...
Salí fuera y me senté a tomar cerveza con mis amigos.







(El destino es muy caprichoso...)



Foto---- el fuego de mi chimenea.

Él y yo juntos éramos puro fuego, fuego en miradas, fuego en acciones y signos de fuego.



Abigail López Torres.

2 comentarios:

El Gato de la Luna. dijo...

Me encantan ese tipo de casualidades...

Irondile dijo...

Después de tantas lágrimas bajo los enteogeneos efectos de Humphrey

encuentro a...
alguien, y aun crees en la astrología?,

pequeño sentimiento de muñeca rusa llorando


Signos de fuego? Sagitario, Leo y Aries

Y aun crees en la astrologia y en las coincidencias, boys don't cry...